Un Hugo 2020 con diversidad y polémicas

Un recorrido por lxs ganadorxs de los Premios Hugo 2020, uno de los galardones históricos de la ciencia ficción, en una entrega que apostó a la diversidad, entregó estatuillas a muchxs desconocidxs para el público argentino y también estuvo cruzada por polémicas.

// Por Pedro Perucca y Daniel Perrotta

.

Hace algunos días se entregaron los Premios Hugo, uno de los más tradicionales galardones de la ciencia ficción. A continuación, un repaso de lxs ganadorxs en las distintas categorías en las que se impusieron una cantidad de desconocidos para el público argentino que sin embargo marcan algunas de las grandes tendencias del género en lengua inglesa. La ceremonia fue conducida por el mismísimo George R. R. Martin, un recurrente anfitrión de la gala, que esta vez se realizó íntegramente por teleconferencia, como corresponde a la realidad fantástica de los últimos meses. Al tiempo que avanzaba en la entrega de premios, Martin aprovechó la tradicional escultura del cohete para exprimirse un limón mientras payaseaba con un increíble sombrero de mago. Así de comprometido esta Martin con el Hugo: con todo su corazón (vamos a dejar piadosamente de lado la polémica posterior por sus errores de pronunciación de los nombres de algunxs ganadorxs o las acusaciones de racismo por reivindicar la obra de Campbell o de Lovecraft).

El Premio Hugo homenajea a Hugo Gernsback, mítico director de la revista Amazing Stories e inventor de la problemática definición de “ciencia ficción” para el nuevo género que estaba naciendo allá por los años 20. La estatuilla en cuestión, un estilizado cohete basado en el que ostentaba en el capot el famoso Oldsmobille 88, comenzó a entregarse en la Convención Mundial de Ciencia Ficción (WorldCon) de 1953. El evento organizado por la Sociedad Mundial de Ciencia Ficción (WSFS por sus siglas en inglés) se remonta a 1939 pero recién en los 50 se institucionalizó la entrega de premios, que consisten solamente en el trofeo, sin ningún tipo de retribución monetaria. Los candidatos al galardón son propuestos en múltiples categorías y votados anualmente por los miembros de la WorldCon. Es decir, se trata de un premio de los fans de la ciencia ficción, a diferencia del Nébula, votado por escritores del género.

.

Mejor novela (más de 40 mil palabras)
A Memory Called Empire, de Arkady Martine.

Arkady Martine es el pseudónomo literario de la historiadora y urbanista estadounidense AnnaLinden Weller (1985). Un recuerdo llamado Imperio es su primera novela, una suerte de Juego de Tronos conoce a StarWars y tienen un hijo criado por Duna. Según algunas críticas, se trata de una “brillante mezcla de ciberpunk, space opera y thriller político”, aunque otras señalan que realmente la faceta de batallas espaciales y viajes interplanetarios casi no existe en relación con la importancia de la intriga palaciega y las sutilezas diplomáticas.

La novela fue escrita en Suecia mientras la autora concluía una tesis posdoctoral sobre el imperio Bizantino, alimentando con esos materiales históricos su trabajo de ficción. En la novela, el inicio de la trilogía Teixcalaan (el mercado editorial gringo fomenta y consolida la estrategia de las sagas), la embajadora Mahit Dzmare debe acudir al planeta central para reemplazar a su predecesor, muerto en extrañas circunstancias, e intentar defender márgenes de autonomía para su pequeña colonia minera, amenazada por la expansión imperial. Nada mal, alzarse con un Hugo y ser finalista del Nébula en el debut editorial en el género.

.

Mejor novela corta (Entre 17500 y 40000 palabras)
This Is How You Lose the Time War, de Amal El-Mohtar y Max Gladstone.

Amal El-Mohtar (1984) es una poeta y escritora de ciencia ficción canadiense, que también dirige la revista de poesía fantástica trimestral Goblin Fruit (a cuento de la polémica sobre el premio de este año del FNA, ¡la poesía de género existe y hasta tiene publicaciones propias!). Max Gladstone (1984) es un autor de fantasía estadounidense, conocido en su país por su novela de debut Three Parts Dead, de 2012.

Así es como pierdes la guerra del tiempo es una novela epistolar de ciencia ficción escrita en colaboración entre ambos autores, con cada uno escribiendo las cartas correspondientes los dos personajes principales, Red y Blue, agentes de organizaciones enemigas en interminable enfrentamiento para determinar el futuro. Ambos representan también las distintas estrategias de evolutivas de cada bando, entre la apuesta ciborg y la manipuación genética en plan biopunk (recordando bastante a la distinción formador/mecanicista, del universo Crystal Express de Bruce Sterling), lo que no impedirá que entre sus protagonistas nazca una bonita historia de amor. Los soldados de bandos opuestos tienen más en común entre sí que con los respectivos jefes que organizan la guerra tras los escritorios

La novela fue destacada no sólo por la complejidad de la trama en sus idas y vueltas temporales sino también por su prosa poética y por el acercamiento original a las problemáticas vinculadas con las identidades de género cristalizadas, una lógica permanentemente cuestionada por protagonistas que no paran de modificar sus cuerpos a través de distintos mecanismos.

.

Mejor relato largo (entre 7500 y 17500 palabras)
Emergency Skin, de N.K. Jemisin

Nora K. Jemisin (1972), no sólo es la primera persona en ganar tres Hugo consecutivos a mejor novela en 2016, 2017 y 2018 con La quinta estación, El portal de los obeliscos y El cielo de piedra, sino que además es la primera escritora afroamericana en ser premiada en esa instancia. Jemisin, aficionada al comic, al manga, al anime y los videojuegos, ganó un Premio Locus con su primera novela (Los cien mil reinos, de 2010) y siguió cosechando galardones en todos los concursos del género desde entonces.

En 2013 se trenzó en una dura polémica con el infame alt-right Theodore Beale, alias Vox Day, un editor y referente del fandom más reaccionario al que definió como “un auto denominado misógino, racista, anti-semita y unos cuentos sabores de imbécil más”, logrando que lo expulsaran de la Asociación de escritores de ciencia ficción y fantasía de Estados Unidos.​

En Piel de emergencia se narran las peripecias de un explorador que vuelve a una Tierra devastada para recolectar información sobre el cambio climático. Como pequeño bonus track nerd, la versión audiolibro en inglés está relatada por Jason Isaaks (el capitán Gabriel Lorca, de Star Trek Discovery).

.

Mejor Relato (menos de 7500 palabras)
“As the Last I May Know”, de Shi Lian Huang.

Huang es un tipo muy particular de ñoña. Después de recibirse como matemática en el MIT se fue a probar suerte en Hollywood, donde trabajó como doble de acción en series como Galáctica. Su momento más alto de orgullo geek es haber sido asesinada en pantalla por Nathan Fillion (el enorme capitán Mal Reynolds, de Firefly). Además fue la primera mujer “armera” -responsable de la provisión, control y correcto uso de las armas de una producción cinematográfica- de la industria y una experimentada espadachina. También es autora de la serie bestseller de Cas Russel, una especie de súper espía genial en matemáticas, y viene incursionando hace años en a ciencia ficción.

“Siendo la última podría saberlo” es un tremendo cuento que transcurre en un Japón de 200 años en el futuro en el que los códigos para el uso de misiles nucleares se esconden dentro de algunxs niñxs que acompañan a los Jefes de Estado, que para poder activarlos previamente deberán abrirles el pecho con sus propias manos.

.

Mejor saga
The Expanse

James S. A. Corey es el seudónimo de los escritores Daniel Abraham (1969) y Ty Franck (1969), que busca jugar con el tipo de nombres que tenían los autores de space opera de los 70. Además la saga premiada, escribieron juntos una novela de Star Wars, Honor Among Thieves, publicada en 2014.

La saga The Expanse, que fue llevada en 2015 a la pantalla chica (ya con cuatro muy dignas temporadas), plantea una serie de intrigas políticas en un sistema solar en el que un gobierno terrestre colonial se enfrenta al militarismo de los colonizadores marcianos, con los anárquicos independentistas mineros de los asteroides inclinando la balanza de poder hacia uno u otro lado, según les convenga. Y, como corresponde, una tripulación heterogénea que desde la Rocinante jugará un rol clave.

El primer libro de la saga, El despertar del Leviatán, de 2011, fue nominada al Hugo y al Locus, seguido por La guerra de Calibán (2012), La puerta de Abadón (2013), La quema de Cíbola (2014), Nemesis Games (2015), Babylon Ashes (2016) y Persepolis Rising (2017). Según se anticipó, la saga llegará a los nueve libros principales, más algunas historias cortas que se ubican en el mismo universo. Sólo una parte de la saga se encuentra traducida al castellano, pero no hay dudas de que los volúmenes seguirán llegando.

.

Mejor ensayo u obra relacionada
Discurso de aceptación del premio John W. Campbell 2019 de Jeannette Ng

En la edición anterior de los Hugo, la escritora hongkonesa/británica Jeannette Ng se also con el premio John Campbell a la mejor escritora novel. Aunque no es formalmente un Hugo, se entrega desde 1973 en la ceremonia de los Hugo. Lo ganaron personajes como C. J. Cherryh, Orson Scott Card, Ted Chiang, Cory Doctorow, Nalo Hopkinson, Jo Walton y John Scalzi, entre otrxs.

Pero el año pasado Ng en su discurso de agradecimiento recordó que el patriarca de la CF John Campbell había sido un “fucking fascist”, considerándolo responsable de que “se estableciera en la ciencia ficción un tono que todavía hoy domina al género: estéril, masculino, blanco, que exalta las ambiciones de imperialistas y colonizadores, colonos y empresarios”. Desde agosto del año pasado, el premio dejó de llevar el nombre del polémico editor y adoptó el nombre de la revista que dirigía con puño de hierro: Astounding.

.

Mejor historia gráfica o cómic
LaGuardia, guión de Nnedi Okorafor, arte de Tana Ford, colores de James Devlin

Laguardia es un trabajo colectivo entre la escritora Nnedi Okorafor, junto a Tana Ford, con unos lápices maravillosos, y James Devlin en el color. La guionista trabaja una historia de política migratoria en clave galáctica, que sigue la tradición y temáticas de autoras como Ursula LeGuin y Octavia Butler. El título se refiere al aeropuerto de Nueva York, en el futuro convertido en punto de aterrizaje galáctico. LaGuardia narra la historia de un mundo donde humanxs y extraterrestres conviven. Hay humanxs que se manifiestan para echar del planeta y declarar ilegales a a lxs extraterrestres. La historia comienza en Nigeria y sigue el viaje de Future Nwafor Chukwuebuka, una científica nigeriana-estadounidense embarazada que huye de su ex, junto a su planta llamada Letme Live (Dejame Vivir), hacia el departamento de su abuela en el Bronx, donde conviven inmigrantes africanxs y aliens.

La guionista trabajó anteriormente en el comic de Black Panther, serie que tiene como protagonista a Shuri, hermana de T’Challa. Por otro lado, HBO compró los derechos para adaptar a serie televisiva su novela postapocalíptica Who fears death, que tiene como productor ejecutivo a George R. R. Martin.

.

Mejor presentación dramática (formato largo)
Good Omens, guión de Neil Gaiman, dirección de Douglas Mackinnon

La serie se basa en la novela de 1990 Good Omens: The Nice and Accurate Prophecies of Agnes Nutter, Witch, de Terry Pratchett y Neil Gaiman. para la serie Gaiman no sólo escribió el guión sino que jugó como showrunner. Dan vida a los mejores personajes de la historia sobre la insólita alianza de un ángel y un demonio para salvar al mundo del Apocalipsis, ni más ni menos que Michael Sheen, David “Ten” Tennant y Jon Hamm (con Frances McDormand como la voz de Dios). Si no la vieron, búsquenla ya mismo.

En Mejor presentación dramática (formato corto) fue premiado el episodio 9 de la cuarta temporada de The Good Place: “The answer”, con guión de Daniel Schofield y dirección de Valeria Migliassi. También se le entregaron estatuillas a Ellen Datlow como Mejor editor profesional (formato corto), a Navah Wolfe, como Mejor editor profesional (formato largo), a John Picacio como Mejor artista profesional, a Uncanny Magazine como Mejor Semiprozine, a The Book Smugglers como Mejor Fanzine, a Our Opinions Are Correct como Mejor Fancast, a Bogi Takács como Mejor escritor aficionado y a Elise Matthesen como Mejor artista aficionado. En cuanto a los premios asociados, Catfishing on CatNet, de Naomi Kritzer, ganó el Premio Lodestar al mejor libro para jóvenes adultos y R. F. Kuang se quedó con el premio ahora conocido como Astoundig.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*