V Derivas de la ciencia ficción y el fantástico latinoamericanos

Charla con el escritor Luciano Lamberti (Argentina), a cargo de Mallory Craig-Kuhn, Laura Ponce y Lucía Vazquez para Proyecto Synco.

Highlights de la charla del 3 de septiembre de 2021:

.

Sobre El asesino de chanchos: “yo venía de Letras y en cierta medida sentía que tenía que escribí realismo porque eso era literatura seria, pero después de escribir eso dije no quiero escribir varias veces el mismo libro, entonces voy a pensar hacia dónde puedo escapar”.

Cómo escribir terror en Argentina: “voy a usar mi experiencia de escribir realismo y de generar lo que yo llamo el espesor de lo real para escribir a partir de estos autores que yo había dejado de lado al estudiar Letras porque me daba un poco de vergüenza, como King, como los escritores fantásticos con los que empecé a leer, onda Bradbury. En Letras eso era como mala palabra y yo decidí abrevar ahí para escribir estos cuentos de El loro que podía adivinar el futuro. Ahí me hice la pregunta de escribir algo que no me hiciera sentir vergüenza ajena, cómo podía escribir fantástico, cómo podía escribir ciencia ficción desde Córdoba, sin que parezca alguien impostado o alguien que está escribiendo sobre naves espaciales mientras al lado escuchan la Mona Jiménez. Necesitaba procesarlo de una manera propia, sentir que me apropiaba realmente de los géneros y no que estaba copiando las fórmulas de la ciencia ficción de los años cincuenta sino renovándolas, no porque yo sea un gran renovador, sino porque yo tenía que sentir que lo hacía desde mí. Para sentir cierta honestidad”.

Sobre el tratamiento de los géneros: “Pensar el género pero mixturándolo con otra cosa”, “La mezcla y el cruce de cosas es lo que revitaliza los géneros”, “Esta vieja división entre alta cultura y baja cultura, al menos yo no la tengo. El exorcista no es menos que una sonata de Beethoven”.

Imaginación versus experiencia. “Yo siempre trabajo desde la imaginación, me parece mucho más productivo trabajar desde la imaginación y ampliar mi espectro más que escribir solo sobre lo que me pasa a mí. Pero yo creo que ese (“La canción que cantábamos todos los días”) es mi cuento más autobiográfico, es un cuento sobre cuestiones pero simbolizado, no trabajado no me interesa. Si algo tiene el fantástico y el terror es la posibilidad de transformar una experiencia o una emoción en esa cosa ambigua y refractaria que es un signo, que puede significar diferentes cosas para diferentes personas. Y además yo no creo que nadie en su sano juicio quiera hacer hoy puro terror, puro fantástico, me parece todo el mundo está mezclando cosas y que de esa libertad surgen otras cosas”.

Sobre la mixtura y exploración de los géneros: “La literatura es una sola. Escribir desde esta libertad es un poco descubrir qué es lo que podés hacer. Pero la literatura es una sola, que habla de emociones, para mí no es muy complejo el tema, lo que se trata es de generar emociones. Por otro lado no hay un libro igual a otro. Como con todo no hay fórmulas mágicas”.

Qué contar y cómo: “No creo que alguien piense, menos hoy pero tampoco antes, con mucha severidad qué quiere hacer. Uno está más bien ciego tanteando las paredes, trata de contar buenas historias y de que los críticos se ocupen después de pensarlas. Lo que vos sabés sobre tu libro es lo menos importante y lo más chiquitito. Siempre encuentro lecturas maravillosas por parte de mis lectores y se las robo y las uso en las entrevistas son mucho mejores. Ellos están sentados tranquilos, no están escribiendo y leyendo, sentados leyendo en esa situación de placer y pueden enriquecer muchísimo los textos”.

“Quiero provocar emociones intensas. Que es lo propio de la literatura”

 Sobre el cuento: “Yo venía trabajando el cuento como una estructura más bien cerrada, aunque no creo que hoy nadie pueda escribir cuentos como los de Cortázar, que son la maldita perfección. No sé si se puede escribir cuentos así y que no queden artificiales. Pero sí quería escribir cuentos lo más cercanos a un cuento clásico. Y en La maestra rural lo que hice fue expandir todo eso y sembrar un montón de líneas de misterio, pensar también en algunas ideas paranoicas, de conspiración”.

“Para mí ´Funes el memorioso´ es un cuento de ciencia ficción sobre las posibildiades de la memoria, pero es un uruguayo postrado en su cama. Esa clase de approach que hacía Borges me parece superior, alucinante”.

La función de la literatura: “No sé si creo en dios, no quiero ser ateo con tanta liviandad, me parece medio anticuado también. La búsqueda de algo que no sea el mundo ordinario, o la posibilidad de llegar con la literatura a lugares donde la realidad ordinaria se resquebraje un poquito aunque sea, me parece fascinante. En realidad el fantástico es una forma de indagar en nuestras certezas positivistas, de hacer temblar nuestra creencia de que el mundo es esto, de que no hay otra cosa, de que todo lo que nos pasa tiene que ser explicado. Es la esperanza de que haya otra cosa, un significado. La literatura tiene que cuestionar lo que consideramos que son las certezas”.

“La literatura siempre se esforzó por ser creída. Ya Cervantes tenía miedo de que no le creyeran. Uno busca todo el tiempo nuevas formas de ser creído”.

“Soy un privilegiado porque tengo la necesidad y las condiciones materiales que yo me hago para poder escribir. Trato de escribir todos los días porque es una forma de congelar un poco el tiempo”.

Sobre las condiciones de producción: “¿Cuánto tiempo te lleva escribir un libro? Yo escribo un libro en dos años, un año y medio. Cuánto tiempo podés vivir con ochenta mil pesos. Por otro lado, para mí corregir es parte de escribir, es parte de crear. Yo puedo escribir un cuento siete veces antes de considerar que está terminado, si es que no lo tiro a la basura. Esa es mi ética de trabajo”.

“No hay escritor que viva de la escritura. Eso es bueno y malo al mismo tiempo. Es malo porque no te podés dedicar fulltime, no podés escribir esa novela total sobre la gran experiencia latinoamericana, y es bueno porque algunos condicionamientos para escribir están buenos. La pistola en la nuca también puede ser interesante”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*